Vinos
por página
Mostrando 13 - 14 de 14 items
Mostrando 13 - 14 de 14 items

¿Cómo se elaboran la frutas deshidratas y cuáles son sus beneficios? Las frutas y verduras secas pasan por un proceso de deshidratación que permite que la fruta pierda su humedad y pueda transportarse y consumirse de una forma más fácil a todos lados. Además, su sabor puede llegar a ser en verdad muy placentero y atractivo, y pueden combinarse con muchos alimentos. Las frutas deshidratadas no son chuches, ni tampoco son frutas frescas, pero son el sustituto perfecto y se toman como un snack sano y sabroso, para comer entre horas, para mezclar con otros ingredientes en los desayunos, en las meriendas y con recetas variadas, especialmente en las ensaladas. Las frutas secas ofrecen diversos beneficios nutricionales, ya que al secarse la fruta fresca, se concentran al máximo sus elementos: proteínas, hidratos de carbono, vitaminas, sales minerales y fibra. Se puede considerar a la fruta seca como un alimento natural pues no está refinado ni se ha sometido a procesos industriales que incluyan aditivos artificiales. 

Incorporar la fruta seca a la dieta puede ayudar a aliviar problemas como la anemia, el estreñimiento y desórdenes en la piel. No requieren cocinarse, son fácil de transportar y comer en cualquier momento y en cualquier lugar, además están disponibles todo el año. Se pueden utilizar en ensaladas, panecitos, sopas, postres, etc. ¿Cómo incluir frutas deshidratadas a tu dieta? Aunque podemos consumir uvas pasas, dátiles, orejones y demás frutas desecadas como tal a modo de postre o de tentempié saludable para acortar el tiempo entre una comida y otra, también podemos incluirlas como ingredientes de diferentes platos para incrementar los nutrientes del mismo y disfrutar sus beneficios. Por ejemplo, podemos sumarlas a un guisado o estofado. También se pueden incluir en ensaladas como por ejemplo ensalada de frutas frescas, pipas y orejones o en salsas para carnes y/o pastas. Por supuesto, entre las opciones más tradicionales se encuentran las recetas dulces, por ejemplo: Cookies con diferentes frutas deshidratadas. Hay múltiples opciones para incluir frutas deshidratadas o desecadas a tu dieta habitual y así, sumar buenos nutrientes y muchos beneficios de una forma muy sabrosa y práctica.