Mermeladas y Confitados
Mostrando 1 - 10 de 10 items
Mostrando 1 - 10 de 10 items

Mermeladas y Confitados

En Alacena de la Vega puedes comprar mermeladas de diferentes sabores, tanto de frutas como de verduras. Las mermeladas que comercializamos son consideradas como mermeladas extra, ya que contienen como mínimo un 55% de contenido de fruta. Puedes encontrar mermeladas que contienen un mas de un 70% en contenido en fruta. Puedes comprar mermeladas de producción ecológica y tambien de producción artesanal, pero en ningún caso incluyen colorantes o aditivos. Son productos 100% naturales.

Usos de la mermeladas y confitados

Un cuenco con mermelada es ideal para acompañar recetas crujientes como pollo frito rebozado, croquetas, barritas depescado,... también para acompañar tablas de quesos y patés. 

Para preparar salsas ligeras o un coulis para acompañar carnes y pescados. En un cazo ponemos cuatro cucharadas soperas de mermelada, añadimos 50 g de mantequilla y calentamos durante 5 minutos desde que empiece a cocer. Hay que tener mucho cuidado con la temperatura, ya que la mezcla puede quemarse. Pasamos la mezcla por un colador y el resultado es una salsa muy ligera con un gran sabor.

Para realizar salsas con base de nata con sabores diferentes, solo es necesario poner en un cazo nata y la cantidad de mermelada que consideremos y llevarlo a ebullición. De esta forma obtendremos salsas ideales para utilizar con preparaciones de carnes blancas, como cerdo, pollo, pavo,... consiguiendo recetas con un gran sabor.

También se pueden utilizar para la realización de batidos de frutas, mezclamos un o dos bolas de helado del sabor que nos apetezca, un vaso de leche frio y unas cucharadas de mermelada y lo batimos todo. Receta de fácil realización y muy refrescante para el verano.

Las mermeladas también pueden utilizarse para la realización de helados caseros, para ello solo hay que añadir la cantidad deseada de mermelada a la base del helado.

Para la realización de bizcochos con sabores, usamos 100 gr de mermelada por cada 100 gr de harina que incluya el bizcocho. Hay que reducir la cantidad de azucar o el bizcocho quedará bastante dulzón.

Se pueden utilizar para dulces y postres, como pueden ser caracolas o palmeritas de hojaldre, en magdalenas o cupcakes, en tartas de queso o limón, acompañando de flanes o con yogurt, tostadas o galletas.