Del Mar
  • Salazones

    Salazones Gourmet

    Podríamos decir que hay dos tipos de maneras de salar el pescado. La que se hace en seco, es decir enterrando el producto en sal unas determinadas horas o días, dependiendo del peso, para más tarde prensar, lavar y colgar en el secadero el tiempo que indique el “maestro-huevero” en el caso de ser hueva de atún o mojama.

    La otra técnica de salar se hacía en la chanca o saladero, es decir introduciendo los pescados en una salmuera, o 'caldo' pasando a llamarse “salazones de caldo”. Osea, agua y sal en una proporción en la que flote un huevo fresco, decían los antiguos, para pasar a unas pipas o toneles de madera; actualmente, medidas higiénicas obligan, se hacen en toneles de plástico. De esta manera obtenemos la melva o sarda (túnido pequeño muy sabroso), las anchoas, el sangatxo (parte más sangrienta del atún), toyina de sorra o ventresca, tarantelo, mormo, morrillo, cola, espineta blanca …

    Actualmente hay mayor interés por descubrir estos sabores que como decía cierta publicidad son para “paladares adultos”, porque se introducen en nuestro imaginario desde la cuna mientras parientes y amigos hacen de iniciadores en su culto.

    Si queremos comprar calidad lo mejor es ir donde los consumen habitualmente como Alicant y Murcia, donde hay casi una religión dedicada a ellas y donde siempre nos ha gustado calcular la inversión en producto ya que todo está expuesto. Las huevas de atún, la de mújol , mojamas de atún de almadraba, capellanes o bacaladillas, garrofetas (hueva de la melva), de maruca, de merluza, de bonito, de corvina, músolas (pequeño tiburón), peces secos que aparentemente son incomestibles y que por arte de magia, unos lamidos por el fuego reviven y otros se vuelven a hidratar en platos de cuchara y arroces que en la comarca de la Marina alta y baja (Alicante) siguen vigentes, incluso celosos guardianes de su patrimonio gastronómico.

    Grandes productores especializados entre otros productos en hueva de mújol con su color acaramelado, la más apreciada en este litoral, o unas lascas de bonito oreado (salazón muy ligera) que con unas almendras fritas una o un tomate de secano y una cerveza fría son parte de un aperitivo canónigo.

    En un principio las huevas eran de los mújoles que quedaban atrapados en las encañizadas, arte de pesca que consiste en clavar cañas en las entradas del mar mediterráneo al mar menor formando unos laberintos de tal suerte que los pescados al quedar atrapados en esta corriente terminan por purgar sus impurezas.

    Los jóvenes cocineros están descubriendo estos tesoros y su consumo e interés ha aumentado a sabiendas que son productos difíciles de reelaborar, como el jamón ibérico o el caviar.

  • Snacks De Pescado

    Snack De Bacalao

    El bacalao  es un pescado blanco, con un bajo contenido graso. De sabor típicamente mediterráneo, este producto es la base de un nuevo aperitivo y tentempié muy saludable. Nos referimos a las cortezas de bacalao, realizadas con la piel de este pescado y aceites vegetales.

    Se trata de un producto de fabricación en la Vega Baja, de forma artesanal, que posee un bajo contenido en grasas. A esto hay que sumarle el hecho de que tiene todo el sabor del Mediterráneo.

    Los snacks de bacalao constituyen un excelente sustituto de papas, ganchitos, nachos, y demás aperitivos fritos, ya que poseen una textura crujiente y un delicioso sabor. Todo ello sin conservantes, aditivos o colorantes añadidos. Es sólo materia prima de primera calidad.

    En este aperitivo se combinan las propiedades nutritivas del bacalao ya que las cortezas están hechas a partir de la piel de este pescado blanco, y de los aceites vegetales en los que se fríen.

    las cortezas de bacalao vienen de la piel del citado pescado, después de desalarlo y quitarle las escamas, las han utilizado para hacer arroces y para tomarlas con la “pericana”. Su sabor es a mar, saladete -como ha de ser- y su textura, crujiente -como las patatas fritas.

por página
Mostrando 1 - 12 de 22 items
Mostrando 1 - 12 de 22 items

Productos Del Mar

Alacena de la Vega pone a disposición de sus cliente una amplia variedad de conservas y productos procedentes del mar. Destacando los salazones y los ahumados de pescados.

El salazón es un método para conservar alimentos durante un largo periodo de tiempo, estos pueden ser carnes o pescados. El proceso consiste en deshidratar los alimentos poniendo los alimentos entre capas de sal o salmuera. Con esto se consigue la deshidratación del producto, pero conservando todos sus propiedades nutricionales.

Los salazones son productos típicos del sureste español y muy apreciados en el mundo de la restauración y la gastronomía. Sus aplicaciones en la cocina son infinitas, pudiendo disfrutarlas solas con unos frutos secos (para evitar que se peguen al paladar) o en ensaladas, tablas de quesos y otros platos. Es muy típica en Murcia y Alicante disfrutar de una ensalada a base de trozos de tomate, bonito y olivas partidas, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y flor de sal o sal en escamas.

Son productos que conservan todas las propiedades del producto fresco, pero que han concentrado su sabor y aroma. Son productos 100% naturales y elaborados artesanalmente.

Conservas Del Mar

En Alacena de la Vega puedes encontrar los mejores productos del mar de una altísima calidad, auténticos productos gourmet para los paladares más exigentes. Las mejores conservas gallegas, anchoas del Cantábrico y bonito del Norte, mojama de atún, hueva de mújol,... Lo mejor de nuestros mares directamente a su mesa.

Las productos del mar españoles gozan de fama mundial gracias a su gran calidad y variedad, habiendo alcanzado la categoría de conservas gourmet en muchas de las variedades que ponemos a su disposición.

Las conservas del mar, se elaboran en nuestro territorio con gran esmero, respectando con mimo las formas tradicionales para que lleguen a nuestras mesas.

La industria conservera de nuestro país, sigue unos muy estrictos estándares para la correcta elaboración de las conservas del mar procurando por todos los medios que los productos hayan sido capturados siguiendo las artes de pesca tradicionales.

Después se realiza una selección de  los mejores ejemplares y los más frescos. Por medio de manos expertas, se efectúa  una limpieza completamente manual, que eliminan cualquier resto de espinas, de piel, obteniendo así trozos perfectamente limpios e íntegros.  

Estos trozos ya seleccionados se elaboran siguiendo técnicas y recetas tradicionales para que las conservas y semiconservas del mar que se fabrican en nuestro país obtengan una textura jugosa y suave que las distinguen.

El resultado son unos productos de máxima calidad.

contacto alacena de la vega